En los últimos ensayos he estado haciendo un pequeño estudio personal sobre la cantidad a ingerir de agua. Tanto antes como durante el ensayo.

Muchas veces, incluso en los conciertos, me atiborraba de agua, no sólo para que estuviera bien húmeda la garganta, sinó también por los nervios.

El problema de beber mucha agua conlleva a que llenes la barriga y el diafragma tenga poca movilidad. Y por supuesto, que la garganta esté más húmeda de lo debido, y por tanto sea un tanto más dificil el raspeo. Sobretodo de cara al final del evento.

Muchos cantantes beben un pequeño sorbo de agua antes de empezar o incluso hacen gárgaras.

Yo actualmente hago gárgaras y me espero a que pasen dos temas para beber un pequeño sorbo de agua. Después bebo la misma cantidad cada 2 o 1 tema. Consigo así que mi garganta aguante todo el repertorio.

Otro aspecto y que me ha perjudicado algunos ensayos y algún concierto (en mis inicios) es el hecho de comer dulces o productos de pasteleria. Me afectaba a la hora de cantar y respirar, lo notaba mucho el raspeo, así que los días de ensayo opté por no merendar.

Otro consejo aunque pueda parecer un poco maníatico es el hecho de cenar poco o incluso.nada. Si actuas a una hora nocturna normal (22h a 00h), proponte cenar más tarde. Sin embargo, si actúas mas tarde, cena pronto pero algo suave, que puedas tener un facil digestión.

Estas son algunas recomendaciones que os doy en base a mi experiencia personal. Ponerlas en práctica os ayudará a tener un ensayo y a ofrecer un concierto, ambos, con más éxito

Anuncios