Tengo algunos  enemigos naturales que deterioran mi garganta. A mi y a muchos otros vocalistas, y no sólo del ámbito gutural. En mi caso el viento.

El pasado Viernes 28 de Marzo actué con Perennial Isolation en Salou (Tarragona, España) donde hacía un viento terrible y temperaturas algo bajas. A consecuencia de esas condiciones climatológicas, habiendo cantado sin ningún problema, mi voz quedó algo tocada al día siguiente, que además también tenía actuación con mi otra banda, Setge.

Al llegar el día siguiente a la sala de Barcelona, en la cámara frigorífica colocaron cervezas. Usualmente por motivos de salud no suelo beber alcohol (tampoco me llama la atención),  pero como en ese momento no había nada más, decidí coger una. Empezaban las pruebas de sonido, eran las 19:00 horas y nosotros quedábamos, a las 00.00h.

image

Aún sin entender el motivo, la cerveza que me tomé, que no era otra que de la marca Lidl, me limpió por completo la pequeña molestía. Me he documentado mucho estos días; e incluso le he preguntado a una cantante profesional del ámbito de la ópera, para que me diera respuesta, puesto que tomar bebidas frías, con gas y alcohol irritan las cuerdas vocales.

Apenas nunca bebo alcohol y la cerveza que me tomé, tardé bastante en acabarla, porque iba a bebiendo pequeños sorbos. Asi pues, ¿cual fue el motivo de que la cerveza limpiara mis cuerdas y les diera brillo? Un misterio…

Anuncios