Grave o cómo mantener viva la voz del Death Metal

Me encuentro en el metro escuchando el penúltimo larga duración de los suecos Grave, Burial Ground. El último aún no lo he catado, pero no me es imprescindible para darme cuenta, una vez más, que Ola Lindgren y los suyos son una máquina viva del Swedish Death Metal.

No escribo este post para hacer una review del disco; ya hay centenares en Internet y al fin y al cabo expresar mi opinión resultaría en vano. Cada uno tiene sus gustos y sus opiniones hacia esta banda. No obstante, invito a que hagamos una reflexión sobre los años de esta formación, su entrega, su incansable continuidad y su permanencia en directo.

Estamos hablando de una banda que nace a finales de los 80 y que saca su primer larga duración en 1991, y que ha día de hoy siguen al pie del cañon. Como Grave hay muchas bandas a nivel mundial y de diversos géneros que se mantienen vivas. ¿Acaso no es un ejemplo claro de la durabilidad de la voz gutural?

Grave es la imagen real de cómo la ejecución de una buena y saludable voz gutural, y su aplicación al canto de forma correcta, permite que disco tras disco y directo tras directo siga siendo sublime y brutal. Y a los hechos me remito diciendo que he visto 5 veces a Grave en Barcelona, y nunca cambia.

Las conclusión es que las bandas modernas deberían dejar de lado tanta “fantasmería” y empezar a tratar y cuidar su voz como un instrumento más, eso si, mucho más sensible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s