Lluvia, viento y festival de Black Metal

El sábado pasado actué con la banda en la que Milito, Perennial Isolation, en el Festival Metall a Bellcaire 2015. Es la segunda vez que participo en este festival, pues el año pasado lo hice con Setge; de hecho fue mi último concierto con la banda.

Este festival se realiza en la localidad de Bellcaire d’Empordà, al noreste de Cataluña y cerca de la ciudad de Figueres. En un principio había de ser, como cada año, un festival en un local social y con entrada a precio reducido, pero por sorpresa de todos la organización decidió llevarlo al aire libre y con entrada gratuita. Aspectos positivos y negativos puedo recalcar de este año. Positivos en cuanto a asistencia (mucho mayor que otros años) y negativa en cuanto a organización. Llamadme “tiquismiquis” pero si tengo que ir a tocar a algún sitio quiero que se me informe de todo, absolutamente de todo. Este año la organización fue un poco desastre, y se notó en la disconformidad de varios de los músicos (no sólo yo). Hay bandas locales con más nivel que otras y con objetivos más claros y pretenciosos, así que si tengo que tocar en un festival busco la máxima profesionalidad. A estas alturas estoy un poco cansado de que me vendan la moto y se pienses que somos una banda que vamos a tocar por pasarlo bien, no.

perennialbellcaire

Pero dejando de lado estos puntos, quiero destacar algo mágico que pasó y que no voy a olvidar fácilmente. Quizás suene un poco fantástico y místico, pero lo que viví fue maravilloso. Nosotros tocamos Black Metal atmosférico, y nuestros temas y nuestra filosofía van muy relacionadas con la Madre Tierra. Al empezar el tercer tema, empezó a llover; pero nosotros seguimos tocando y la gente siguió de pie sin moverse. Fue espectacular, tocar Black Metal y que notes el frescor de la suave lluvia rozar tu piel. Al acabar el tema empezó a aumentar el viento, y tuvimos todo el show el viento de cara, con ese aroma a bosque, vegetación, naturaleza. Nunca había sentido el aroma del bosque mientras toco en directo a causa del viento. Al acabar el concierto, el viento se paró.

¡Fue nuestra música capaz de acariciar el alma de la Madre Tierra y que esta se manifestara? Misterio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s