Domingo 20 de marzo regresé de la minigira que hicimos Perennial Isolation por el norte de España y el sur de Francia. Una gira que en muy poco tiempo hemos vivido muchas experiencias y conocido un montón de gente; incluso al técnico de sonido de Immolation y Marduk (que era el técnico que nos sonorizó)!! Pero también ha sido una gira arriesgada en cuanto a la voz, porque no he tenido oportunidad de llevarme los productos de siempre para la gira y sólo he contado con el agua.

Leí en un articulo por Internet en el que hablaba Karl Sanders, vocalista/guitarrista de Nile, que decía que para conservar la voz en las extensas giras de la banda lo que hacía era beber mucha agua antes y después del show, además de descansar todo lo posible. Pero sobre todo beber mucha agua para mantenerse hidratado.

La ingesta de agua no únicamente garantiza la hidratación de las cuerdas vocales, que es fundamental para que trabajen de forma correcta en el canto, sino que permite conservarlas a una temperatura apropiad. Es por eso que la temperatura del agua no debe ser fría ni congelada, sino a temperatura natural o tíbia; sino puede cambiar drásticamente la temperatura de las cuerdas y perjudicarnos para cantar.