Creo que ya puedo morir tranquilo. Tenías unas ganas terribles de ver a Demonical

(desde hace muchos años) y también a los legendarios Centinex. El sábado pasado pude hacerlo realidad en el Move Your Fucking Brain fest.

Sinceramente ver a estas dos bandas en directo es exponerse de pleno al sonido de Gotemburgo, al sonido oscuro, denso y malévolo del Death Metal de Suecia. La ira oscura nórdica nunca falla, no está dispuesta a decir adiós después de casi más de 20 años. No es Death Metal técnico, no hubo florituras ni virtuosismo de notas a mil por horas. Es DEATH METAL en mayúsculas, es dolor, agonía y muerte. Pienso que gran parte de la gente que vi allí no valoran ni entienden lo que el Death Metal de antaño expone, no se entienden los valores de su música y de su lírica.

Pienso que hay muchos tipos de Metal Extremo. Algunos buscan el tecnicismo, el dominio del instrumento, la velocidad y la contundencia. Otros buscan los pensamientos, las ideologías, el nihilismo, la oscuridad y el absoluto sabor amargo de la muerte. Esto segundo es lo que encuentras en Demonical.

Este tema fue brutal escucharlo en directo. ¡Me llevo un grato recuerdo!

Anuncios