Llegas a la sala y… voilà, ¡te ponen un Sennheiser!

Cuando la microfonía de los conciertos no te la esperas.

Anuncios